Declaración importante sobre COVID-19.  Más información

Continuemos pedaleando y mejorando

Cuando tenía 5 años, me regalaron dos bicicletas en Navidad. Aún no sabía como andar en bici, pero aprendí yo misma. Acabé con las dos rodillas raspadas, pero aprendí.

Continué montando bicicletas con mis amigos mientras crecía, pero cuando obtuve mi permiso de conducir en la preparatoria me detuve. Mi historia en dos ruedas se reanudó en 2007, cuando me transladaba a mis clases de universidad en Boston.

No fue hasta que empecé a correr en ruta siete años después que realmente noté algo: mis contrincantes eran en su mayoría mujeres blancas.

Comencé a investigar y me di cuenta de qué, a pesar de que un puñado de mujeres negras en todo el mundo se habían abierto camino a los niveles profesionales, ni una sola mujer afroamericana lo había hecho. Decidí que iba a ser la primera.

Cuanto más me adentraba, más notaba una evidente falta de representación en la industria del ciclismo. En los anuncios, el marketing, los videos, las revistas y las redes sociales de las marcas de ciclismo, vi hombre blanco tras hombre blanco. Y cuando la industria finalmente empezó a hacer un espacio para las mujeres, eran principalmente mujeres blancas.

Esto me molestó mucho. Conocía a muhcas otras mujeres negras que disfrutaban tanto de las bicis como yo. Y estabamos gastando nuestro dinero ganado con esfuerzo en una industria que ni siquiera nos volteaba a ver. Tampoco quería que este fuera otro caso de considerar a las mujeres de color como un algo secundario.

Estoy comprometida a hacer espacio para todas nuestras historias.

Porque mi historia nunca ha sido sólo mia. Las mujeres que se han encontrado en ella me han motivado y apoyado en el camino. Se que nunca lo hubiera logrado sin ellas.

Cuando no pude encontrar una ciclista profesional afroamericana, decidí que sería la primera. Se sintió mucho como aprender a andar en bici por primera vez, pero esta vez no tuve que aprender sola. Y aunque he tenido más raspones en el proceso, sigo aprendiendo y me mantengo comprometida.

Ayesha McGowan, Ciclista profesional de ruta, Liv Racing